17 Ene 2018

Valeriano Gómez cree que debería haber más colaboración público-privada en la formación profesional

El exministro de Trabajo Valeriano Gómez cree que la formación profesional necesita que la colaboración público-privada sea “mucho más fuerte” para que la gran crisis económica que también ha tocado “de forma decisiva” a este sector “quede atrás”.

Así lo ha señalado Gómez durante la presentación del estudio ‘La formación para el Empleo en España’, donde también ha asegurado que la estabilidad es “clave” para poder diseñar, sobre todo, cuando se depende de políticas públicas.

En esta línea, considera que también debería haber estabilidad financiera para que no haya tanto cambio que impida el desarrollo de las políticas que impulsen la formación profesional.

Durante la presentación del informe, también se ha hecho hincapié en que el desempleo se combate preparando a las personas para poder incluirlas dentro del mercado laboral y si hay capacidad de diagnosticar qué demandan las empresas para formar a la gente en los ámbitos de los que haya necesidad.

Respecto a años anteriores, Gómez ha asegurado que se registró una permanente reducción de la oferta de formación, porque en la estructura productiva española predominan las pymes y estas no tienen estructura ni diseño propio para llevar a cabo una gestión de la formación y obtener algún tipo de ayuda.

Además, el gasto real en formación empezó a decaer, incluso en la formación bonificada. De hecho, se pasó de registrar algo más de 400 millones en 2010 hasta reducirse en más de un 50% en los años siguientes.

Por parte del Gobierno, el director general del SEPE, Julio Ángel Martínez Meroño, ha hecho hincapié en que el sistema de formación español no tiene un problema de dinero en formación, sino de capacidad de gasto, “de absorción de fondos”.

El motivo es que el gasto que se haga en este ámbito debe hacerse, según el Tribunal de Cuentas, de forma eficiente de acuerdo a los términos de esta entidad de cuentas. Así, ha asegurado que el Ministerio de Empleo y Seguridad Social está teniendo el problema de crear un marco de formación de calidad con requisitos de transparencia y objetividad.

El estudio pone de relieve que la prestación de la formación para el empleo es una “auténtica” actividad económica. Por ello, recoge 18 medidas para mejorarla e impartir una formación de mayor calidad.

Entre estas, destacan que las empresas aporten su experiencia dentro de los espacios de planificación plurianual para incrementar el conocimiento y la calidad del sistema de identificación de necesidades o que se ejecuten planes plurianuales de evaluación de la calidad de la formación para el empleo, tanto en el lado de la oferta como en el de la demanda.

Por otro lado, entre otras medidas, el informe apuesta por establecer la realización anual de una campaña de sensibilización a cargo de las administraciones sobre el papel de la formación para el empleo, establecer la obligatoriedad de destinar el importe íntegro de los fondos procedentes de la cuota de formación de empresas y trabajadores, reanualizado de forma obligatoria los fondos no dispuestos, o mejorar los incentivos fiscales a la cofinanciación privada de la oferta formativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies